Select your Top Menu from wp menus
1 de marzo de 2024 5:39 pm
Más apoyos al AIFA, aunque no cumpla técnicas básicas

Más apoyos al AIFA, aunque no cumpla técnicas básicas

Compartir

Cultura Impar

José Manuel Rueda Smithers..

“…yo respeto a mi modo brutal, un modo manso para los infelices e implacable

con los que el hambre y el dolor desdeñan y el sublime trabajo”…

Poema Bien, yo respeto, de José Martí

Resulta que a finales del año pasado, el presidente López mandó un decreto de Ley, dirigido a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) en el que se instruye cerrar el AICM a las operaciones del servicio público de transporte aéreo de carga.

A pesar de que las autoridades del ramo insisten en que ello no representará mayor problema ni para las líneas aéres ni para los usuarios, la realidad se torna difícil en cuanto aparecen los números, sin importar si el de las mañaneras tiene otros datos, como siempre.

El AICM mueve unas 540 mil toneladas de carga por año, principalmente con 12 aerolíneas especializadas, además de lo que llegan a mover las 31 líneas de pasajeros que usan las dos terminales. En la fase inicial, el gobierno habla de migar “armónicamente” 360 mil toneladas de carga.

No es poco, aunque hay que decir que el aeropuerto de Querétaro es el que recibe mayores volúmenes de carga hacia y desde México.

Por lo pronto, el viernes 27 de enero, Jorge Nuño Lara, titular de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, invitó a un recorrido con parte de la industria aérea (sin que se conocieran los nombres de las empresas que asistieron), para analizar las instalaciones de la zona de carga del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. Convocó a trabajar en equipo para trazar un plan, a fin de cumplir la meta de reubicar las operaciones de carga en los “156 días naturales” (sic), sin que la cifra sea oficialmente conocida (se trata de incluir 22 sábados y 22 domingos a los trabajos de cambio, que pagarán la empresas).

El Colegio de Pilotos Aviadores de México, asegura que se incrementarán los costos y el público usuario va a pagar por ello.

Por lo pronto, este enero, ya son varias empresas (Estafeta, por ejemplo) las que  advirtieron que los usuarios absorberán el costo de trasladar las operaciones de carga al AIFA. Las autoridades les dieron tan solo 108 días para terminar sus traslados operacionales para allá, lo que requerirá construir instalaciones especializadas, además de capacitar (o en su caso contratar) a los empleados.

Simplemente hacen ver que además de las necesidades especiales en la terminal Felipe Ángeles, sus vehículos de carga deberán transitar por las carreteras de cuota que llevan allá, y los costos de seguridad se hacen necesarios para cada una de sus unidades de transporte. Estafeta puso el ejemplo de las estadísticas de inseguridad en el Arco Norte, donde cada día se reportan asaltos a transportistas sin que las autordades hagan algo por resolverlo.

Eso ni siquiera le interesa al inquilino del Palacio; lo que le urge es subir las cifras de operación en su juguete aeroportuario.

Hay más del tema, por lo que solo daremos una breve lista:

El Colegio de Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica, ha dicho que el AIFA NO tiene la infraestructura terminada para manejar, ni la carga ni accesos logísticos.

La Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana, dijo que para despachar por el AIFA, los agentes deberán solicitar su alta ante la Agencia Nacional de Aduanas, invertir en oficinas, bodegas, contratar personal que labore desde allá o trasladar a quienes ya están en el AICM.

El Sindicato Nacional de Tránsito Aéreo destacó que mudar la carga requiere de personal calificado para evitar el traslado de productos ilícitos.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha emitido una advertencia sobre la necesidad de recursos, infraestructura y equipos adicionales en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

La parte oficial sí ha soltado información sobre el asunto, aunque no se dan mayores detalles respecto de la viabilidad. Su interés único, es atender la instrucción del jefe máximo, y contra eso, no hay nada más.

Ya decidió, las órdenes no se discuten, se acatan, dicen por ahí.

Por otro lado, el cada vez menos práctico Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, hace evidente día a día el que buscan ahogarlo por la falta de recursos. Pues bien, su director general, Carlos Velázquez Tiscareño, aseguró que la transición de la carga al AIFA, NO tendrá repercusiones económicas (para la administración de la terminal), y compartir con el Felipe Ángeles, va a ser un alivio.

Pues sí…

Related posts