Select your Top Menu from wp menus
DE: Gas

DE: Gas

Compartir

Por Alex Villegas…

En un abierto reto al mercado, el ciudadano presidente anuncia la creación de una empresa estatal encargada de comercializar gas a precios competitivos.
Acusa que la Cofece no realiza su trabajo, que Pemex suministra gas a un costo y las empresas lo distribuyen y comercializan a un precio elevado.
Ante la imposibilidad de establecer precios máximos en el mercado del gas en el país, el ciudadano presidente ahora busca jugar como regulador desde una posición pretendidamente dominante.
En lo inmediato, el ciudadano presidente obtendrá el respaldo del pueblo bueno, de los millones de familias que en el pasado reciente han resentido en sus bolsillos el incremento en el costo del gas.
Sin duda, el ciudadano presidente atiende un tema de evidente interés nacional, pero se trata solo de un anuncio, cuya emisión puede, por una parte, llevar a la reacción de los jugadores del mercado del gas en México.
Y, por la otra, revisarse al amparo de las normas que rigen en la materia en el marco del TMEC.
La decisión del ciudadano presidente de intervenir directamente de una manera u otra, en la regulación del mercado del gas, en el país, sin duda, proyecta abiertamente su forma de ejercer el gobierno.
Su visión y concepción de la 4T, con un gobierno todo poderoso, capaz de imponer sus condiciones en todos los rubros del quehacer nacional, que para su desgracia resulta anacrónico, por más justo que se le quiera apreciar.
Aguililla
El llamado reiterado del ciudadano presidente a los habitantes de Aguililla para que no se dejen usar por parte del crimen organizado, puede interpretarse como una suerte de claudicación.
Si bien, no es deseable que se recurra al avasallamiento y las masacres, lo cierto es que las fuerzas del orden, por su capacidad de desplazamiento y presencia, bien pueden tomar el control de ese municipio para hacer prevalecer el estado de derecho sin mayor problema, en el momento es que se lo propongan.
No es deseable que se brinde trato de pares, como fuerza beligerante a los grupos del crimen organizado y mucho menos que se permita que la población sea utilizada como escudo para impedir la acción de las fuerzas del orden.
La confrontación evidentemente requiere de dos partes, pero la presencia mayoritaria de las fuerzas del orden es la clave para la recuperación de la paz y el orden.
El pueblo bueno ese al que tanto alude como quien lo llevó al poder, en Aguililla, requiere del apoyo del ciudadano presidente y no admite regateos.

Related posts