Select your Top Menu from wp menus
DE: Mentiras

DE: Mentiras

Por Alejandro Villegas…

El ciudadano presidente inició una cargada de frente contra los medios críticos. Busca exhibirlos. Confía en el respaldo del pueblo bueno, pero deja de lado el hecho de que esos medios también han exhibido sus imprecisiones declarativas.
La senda de la exhibición pública tiene dos vías y sin duda, si el ciudadano presidente mantiene su palabra de respetar la libertad de expresión y no represión, debe mostrar que como político tiene la piel gruesa y soportar, como lo hicieron sus antecesores la crítica no sólo social, si no también de los medios.
Ya no le fue suficiente el uso del derecho de réplica y el evidente control del espacio de las mañaneras, desde donde busca exhibir y descalificar a los periodistas, columnistas y medios críticos.
Ahora se inventa un mentirometro, como medio para amedrentar a sus críticos.
Para desgracia del ciudadano presidente, como lo establece la historia, desde tiempos del general Díaz hasta la actualidad, los medios mexicanos se han caracterizado por ser críticos y severos con los gobernantes.
Medios como el afamado Hijo del Ahuizote, Excélsior, La Jornada, Proceso, y programas como los conducidos por José Gutiérrez Vivo, Pedro Ferríz de Con y Carmen Aristegui, por citar sólo algunos son prueba de ello.
Y fueron algunos de esos mismos medios, junto con en su momento benditas redes sociales, los que impulsaron y respaldaron el proyecto de nación del entonces opositor Andrés Manuel López Obrador.
El ciudadano presidente puede exhibir lo que considera noticias falsas o imprecisas que difunden los medios, pero no puede evitar que se publiquen notas críticas a su gestión.
Como tampoco puede evitar que esos mismos medios exhiban su falta de precisión declarativa.
Como aquellas en las que ha incurrido al afirmar que no hay desabasto de medicamentos, que se concluirá la vacunación universal, en el país, en octubre o que la clase media estuvo detrás del asesinato del presidente Madero.
Sus críticos y adversarios también, con toda seguridad, llevan la cuenta de sus imprecisiones declarativas, con las que falta abiertamente, desde Palacio Nacional, a su promesa de no mentir.
Pero, a fin de cuentas, habrá que ver hasta donde llega el ciudadano presidente con su embestida contra los medios, sin dejar de lado que él que se ríe se lleva, así como esa máxima del ideólogo tuxpeño, Jesús Reyes Heroles: En política, la forma es fondo.
Si el ciudadano presidente esperaba medios dóciles y tolerantes, como efecto de su llegada a Palacio Nacional, se equivocó. El avasallamiento está lejos de la naturaleza de quienes ejercen el periodismo como profesión.
Cambios
Los cambios en el gabinete del ciudadano presidente y los integrantes de su primer circulo, ponen de manifiesto que no todo avanza con la firmeza que se requiere, por lo que es necesario realizar ajustes, aunque en casos como los de la Secretaría de la Función Pública y la Coordinación de Delegados estatales, las explicaciones sean más declarativas que de fondo.

Related posts