Select your Top Menu from wp menus
DE: Moralidad

DE: Moralidad

Por Alejandro Villegas…


La calificación del ciudadano presidente, “como un asunto escandaloso” de la boda de Santiago Nieto con Carla Humphrey derivó en la renuncia del primero a la Unidad de Inteligencia Financiera, al tiempo que representa una seria advertencia para todos los integrantes del gabinete y funcionarios de primer nivel.
La observancia de la austeridad república va más allá de la esfera pública y el ejercicio del cargo, debe aplicarse incluso en la vida privada.
Y ello, se antoja, desde donde se quiera ver como un claro despropósito.
La visión de la justa medianía del juarismo, llevada a un extremo pernicioso.
Si Santiago Nieto optó por casarse en Guatemala y los gastos corrieron a su cargo, y no afectaron al erario público, eso no debiera afectar en nada su relación laboral.
Al igual que las relaciones de amistad que pudiera tener con sus invitados, siempre y cuando estas no trasciendan el lindero de lo privado para arribar a la senda de las relaciones institucionales. Y por supuesto, cuando no se ha acusado de manera fehaciente la existencia de algún viso de corruptela.
Evidentemente, en este caso, aunque no se acepte de manera abierta, la desaprobación del ciudadano presidente derivó en la renuncia del Santiago Nieto, aunado a una condena generalizada por parte de quienes vieron en un evento particular, una traición a la 4T por el desapego a la austeridad republicana que en teoría deben observar en grado extremo los servidores públicos.
Sin duda, la moralidad, pesó más que la austeridad, y se impuso de nueva cuenta la división social al condenar de manera abierta la convivencia con quienes se aprecia como adversarios y proveedores.
En este caso, viene a la memoria la boda de César Yáñez y Dulce Silva, en Puebla, que llegó a la portada de la revista Hola, en septiembre de 2018, a la que si asistió el ciudadano presidente, en su calidad de mandatario electo, junto con su esposa, pero que no causó daño alguno en la relación laboral de quien se perfilaba para ser el vocero oficial, pero que a fin de cuentas siguió laborando en la administración pública.
Sin duda, el rasero no fue el mismo.
Reforma eléctrica
La determinación del PRI de trasladar la eventual aprobación de la reforma eléctrica hasta junio de 2022, representa un ejemplo de la oposición que puede esperar la 4T en los temas donde se requiera de la aprobación de una mayoría calificada.
El peso del bloque opositor se hace sentir en este caso, lo que no sucederá en la aprobación del Presupuesto 2022 que sólo requiere de mayoría simple.

Related posts