Select your Top Menu from wp menus
Beatriz y Denise: violencia de género

Beatriz y Denise: violencia de género

Con frecuencia en las redes sociales la violencia se desborda y lanza dentelladas que pretenden inhibir, excluir, humillar, acallar. Y si es en contra de mujeres, el encono se acentúa y se torna más cruel e insultante, porque aún cuando el lenguaje hiriente pulula en todas direcciones, es esencialmente sexista, amedrentador y discriminatorio. Es tan notorio como inaceptable.

Pero aún lo evidente requiere constatación numérica y análisis de fondo. Por ello es tan relevante el estudio coordinado por el académico Sergio Aguayo, en el marco del Seminario Sobre Violencia y Paz de El Colegio de México (https://bit.ly/3itbLOr). El documento confirma de manera clara tanto la polarización política como la violencia virtual de género que se pasea frente a nuestros ojos y que no provoca un rechazo unánime.

La conclusión cuantitativa más relevante es que de cada 100 mensajes que reciben en sus cuentas de Twitter Beatriz Gutiérrez Müller y Denise Dresser, ambas conocidas mujeres protagonistas de la comunicación pública en el país, 95 contienen insultos, descalificaciones y amenazas; además, cerca de la mitad son extremadamente agresivos.

Del 1 al 22 de julio, ambas escritoras recibieron 8 mil 200 tuits, de los que 7 mil 762 contienen algún tipo de agravio.

De esta alta proporción insultante se desprende una conclusión cualitativa: en igual y apabullante mayoría, los mensajes no aportan argumentos ni datos ni razonamientos; contienen simplemente, groseramente, insultos que se les arrojan fundamentalmente sólo por ser mujeres.

El agravio verbal es ya una falta por sí mismo y debe ser reprobado, y en ningún caso alentado por quienes queremos una comunicación y un debate sin violencia. Debe ser combatido per se, desde luego, pero también porque dejarlo pasar es abrir la posibilidad de que salte de los dispositivos a las calles y que pase de agredir perfiles a atacar personas.

La violencia siempre está a un paso de la metamorfosis: la afrenta virtual puede transformarse en ofensa física, la humillación en agresión y la amenaza en atentado. Por ello es tan importante explorar caminos para reducir la violencia virtual, especialmente en contra de las mujeres, como prevenir y combatir la violencia de género real: tan urgente es impedir que las redes provoquen violencia física, como que la violencia física aliente la violencia virtual.

Mientras tanto, Denise y Beatriz merecen nuestra solidaridad y unión en defensa de sus derechos, lo mismo que todas las mujeres cuya experiencia en las redes es similar.

*Polarización y redes sociales o cómo el discurso de odio nos confiere una nueva identidad: el caso de Denise Dresser y Beatriz Gutiérrez Müller, coordinado por Sergio Aguayo, con la colaboración de Gabriela Cruz Alonso, Abraham Trejo y María del Mar Argüelles.

POR MAURICIO FARAH
SECRETARIO GENERAL DE SERVICIOS ADMINISTRATIVOS DEL SENADO Y ESPECIALISTA EN DERECHOS HUMANOS
@MFARAHG

Related posts