Select your Top Menu from wp menus
3 de marzo de 2024 6:07 am
HISTORIAS EN EL METRO<br>ANTES QUE SE ROMPA EL ENCANTO

HISTORIAS EN EL METRO
ANTES QUE SE ROMPA EL ENCANTO

Compartir

Por Ricardo Burgos Orozco…
Todos conocen el cuento de La Cenicienta, un clásico escrito por el francés Charles Perrault en 1697, aunque dicen que la versión original es del italiano Giambatista Bacile. Es la historia de una muchacha que vive con su madrastra y sus dos hijas; ellas la obligan a realizar todos los quehaceres de la casa, la tratan mal hasta que un día se aparece su hada madrina, la arregla elegante con magia, la lleva al baile de palacio, conoce a un príncipe, pero tiene que marcharse apresuradamente antes de las 12 de la noche porque a esa hora se rompe el encanto, deja una zapatilla y por ella la encuentra su enamorado.
Hace unos días me acordé de ese cuento porque me encontré en la estación Chabacano, de la Línea 2, a Enrique Bueno, director y arreglista del grupo Águilas Reales, quien me platica que viajan mucho en el Metro para sus eventos y tocadas porque se le hace más económico y práctico que transportarse en taxi o incluso en su propio vehículo ya que hay ocasiones en que no hay donde estacionarlo.
Me dio mucha risa cuando me comentó que por esa razón a la hora de contratarlos, ellos especifican que la reunión o fiesta debe terminar más o menos a las 11 de la noche para que les dé tiempo de llegar al Metro, que cierra a las 12. Enrique soltó la carcajada al comentar que ellos son como modernos cenicientos que a la medianoche se les rompe el encanto.
El maestro Bueno dijo que ahora están teniendo mucho trabajo por Aragón y Ciudad Azteca. Por eso utilizan más la Línea B, que va de Ciudad Azteca a Buenavista y la Línea 2, de Taxqueña a Cuatro Caminos. Normalmente todo el grupo se reúne en la casa de él y de ahí se van a sus tocadas. La pasaron difícil durante la pandemia con muy pocos eventos, lugares tradicionales de música en vivo cerrados y sin poder salir a la calle.
En Águilas Reales también están Javier González, que toca la vihuela y el guitarrón; Héctor Flores, igual la vihuela y el guitarrón, y José Luis García, el acordeón. Enrique es el director, arreglista, primera voz y guitarrista.
Desde hace dos años están preparando un disco, pero todavía está pendiente. Como no hay quien los patrocine, me dijo Enrique que el costo de esa grabación es de aproximadamente 20 mil pesos. Calcula que esté listo a mediados de este año por fin; lo van a lanzar a través de YouTube y sus redes sociales Facebook e Instagram. Búsquenlos, no se van a arrepentir; tocan y cantan muy bien. Si los quieren contratar el número de Enrique Bueno es 55 18 21 87 32.
Por lo pronto se siguen presentando en las mañanas en el restaurant El Rábano de la 9, en la calle Luis Spota, cerca del Metro Viaducto, y por las tardes en Chano y Chon, ubicado cerca del Antiguo Colegio Militar en Tacuba.
Al grupo lo conocí hace más de dos años en un vagón en la estación Tacubaya. Iban con todo e instrumentos; nos seguimos encontrando algunas veces en el Metro.

Related posts