Select your Top Menu from wp menus
25 de mayo de 2024 5:28 pm
DE: Gasolinas

DE: Gasolinas

Compartir

Por Alejandro Villegas…


La autosuficiencia en la elaboración de gasolinas, planteada por el ciudadano presidente, sin duda suena ideal, pero siendo realistas, está muy lejos de alcanzarse y sobretodo de que ello se refleje en una disminución del precio al público.
Ciertamente la importación de gasolinas, siendo como es México un país productor de petróleo resulta carente de lógica, pero esa es la realidad.
Sin embargo, no es un panorama que se pueda modificar en el corto plazo, por más que se actualicen las refinerías con que cuenta el país, y se haya adquirido una en territorio estadounidense.
Todo indica que el ciudadano presidente tratará en el corto plazo de monopolizar en el país la comercialización de las gasolinas, al dejar de lado en el discurso la eventual importación que pueden y con seguridad realizarán en su momento las empresas gasolineras que a la fecha son competencia de Petróleos Mexicanos y cuyas estaciones de servicio se aprecian a lo largo del territorio nacional.
Y ante ese panorama, lo obvio será que el precio de las gasolinas y el diésel terminará por ser fijado por las condiciones del mercado.
En consecuencia, se aprecia como algo lejano e improbable que México deje de importar gasolinas, por más reconfiguración de las refinerías existentes que se realice, o entre en operación la refinería de Dos Bocas, sin dejar de considerar que técnicamente si se envía a México gasolina producida en la refinería recién adquirida, que se ubica en territorio estadounidense, se trataría de una importación que tendría que estar sujeta a las normas de ese país y por tanto cubrir los impuestos correspondientes.
Por tanto, hablar de autosuficiencia en producción de gasolinas suena grato al oído, pero es al menos complicado de materializarse.
Hidalgo
La realización de una gira de trabajo del ciudadano presidente por Hidalgo, no puede dejar se ligarse al rubro político electoral.
En junio próximo, las y los hidalguenses acudirán a las urnas para elegir al sucesor de Omar Fayad, por lo que desde ahora la presencia del ciudadano presidente ligada a los programas sociales y anuncios en materia de infraestructura, tendrán su efecto directo o indirecto en el ánimo social.
Una acción que, si bien no es ni por asomo ilegal, sino más bien necesaria, no deja de ubicarse en el lindero de lo moralmente cuestionable. Pero así es la 4T.

Related posts