Select your Top Menu from wp menus
28 de mayo de 2024 8:53 am
Régimen sin obstáculos

Régimen sin obstáculos

Compartir

El proyecto de la 4T pretende instaurar un régimen democrático sin contrapesos, sin instituciones que se opongan a los lineamentos políticos, económicos, educativos y sociales de un modelo de país que privilegia el populismo y hace de los programas sociales un esquema multimillonario de dádivas que controla la pobreza, pero no acaba con ella.
Para lograr que prospere su transformación, el gobierno se propuso anular los contrapesos constitucionales y convertió al Congreso en una oficialía de partes que aprueba en automático las iniciativas del Ejecutivo sin quitarle una sola coma.
Los mismo quiso hacer con los jueces, a quienes amenaza con cárcel si contravienen el sentido de sus sentencias a los deseos presidenciales. Los ministros opusieron una mayor resistencia, aunque con las propuestas de Palacio Nacional para ocupar las vacantes en la Corte, muy pronto tendrá la mayoría de votos para aprobar o vetar las controversias constitucionales.
Como el proyecto económico de transformación requiere de mucho dinero para distribuir las dádivas entre viejitos y ninis, acabó con el Seguro Popular, dejó sin terapias a niños con cáncer, satanizó a la industria farmacéutica y provocó el desabasto de medicinas. Condicionó, en plena pandemia, la aplicación de las vacunas a los sectores clientelares.
Desaparecieron los fideicomisos y fondos de emergencia, se dejó de apoyar a los investigadores y a la educación superior, cerraron organismos autónomos que no eran afines a los propósitos de la 4T como el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el INE -en constante asedio-, la COFECE, el IFETEL, el INAI y recientemente del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático. Puso en el Conacyt a una directora sin el perfil y muy entregada a la 4T.
Después arremetió contra la UNAM por derechizarse y convertirse en universidad fifí. Toca el turno al CIDE, escuela de alto prestigio que pretende mediatizar para que sus estudiantes e investigadores no disientan del proyecto educativo que buscan imponer. No a la crítica, no a la enseñanza pensante, uniformidad en el pensamiento.
No solo descalifica a la clase media, pretende desaparecerla por “aspiracionista”, y casi lo logra, hay diez millones de nuevos pobres en el país.Parece que no quiere dejar títere con cabeza. Grupo social o actividad productiva que le estorba es rápidamente borrada.
¿Qué busca el proyecto político de la 4T? Administrar la pobreza, mantener subsidiado el mayor número de mexicanos posible con fines electorales para perpetuarse en el poder. Ofrecer malos servicios de salud y negar la posibilidad de recurrir a mejores esquemas médicos y de medicamentos. Estandarizar una educación mediocre para que la gente no piense ni aspire a mejores estándares de vida. Por ello, ahora propone a su ex secretaria de Economía como nueva presidente del INEGI, institución especializada que refleja la realidad del país a través de las estadísticas. Junto con el CONEVAL miden con certeza el desarrollo social y los indicadores de pobreza; por cierto, México fue el primer país en desarrollar la metodología para cuantificar multivariables del crecimiento, la cual fue replicada en el mundo entero.
Ahora que llevamos tres años en decrecimiento y una inflación no vista en 21 años, seguramente la nueva titular del INEGI cambiará los criterios de medición para ya no hablar de crecimiento o desarrollo, sino de bienestar y así podrán contar a los millones de miserables que reciben una pensión o beca como gente que tiene un nivel aceptable de vida. Nada más alejado de la realidad, hoy hay más pobres, más desempleados y mayor número de familias no tienen acceso a la canasta básica. El régimen que nos proponen no quiere contrapesos ni instituciones críticas e independientes, sino organismos a modos, funcionarios “carnales”.

Related posts