Select your Top Menu from wp menus
21 de abril de 2024 9:45 pm
“Antes me alcanzaba para comprar más, ahora casi ando comprando la mitad”; inflación se dispara en el último trimestre del año

“Antes me alcanzaba para comprar más, ahora casi ando comprando la mitad”; inflación se dispara en el último trimestre del año

Compartir

Para organismo como BANXICO, el informe sobre la inflación de los servicios y productos se tiene que reajustar cada vez más. Las primeras especulaciones sobre la inflación para el último trimestre del 2021 eran de 3.1%, sin embargo, la realidad es distinta, ya que hoy en día esta misma institución revela que la inflación en México presenta un incremento enorme a la previsión, con un porcentaje de inflación actual de 7.05 por ciento, y se prevé que para el siguiente trimestre del 2022 se mantenga en niveles mayores en un panorama de escases de insumos, problemas de logística y mayores costos de producción, entre otros.

Observando los porcentajes de inflación anual durante los últimos 10 años, es fácil advertir que la inflación anual tiene una tendencia por mantenerse en índices de entre 3 a 6 por ciento, sin embargo, la inflación que está proyectada para finales de año y el primer trimestre del 2022 es de más del 7 por ciento, un panorama complicado que se había visto por última vez hace 20 años, en 1999, cuando hubo un promedio anual de 12.32 por ciento. 

La inflación se nota bastante, se nota en todos los artículos, en la actualidad todo está muy caro, alimentos como el jitomate que ahorita vale 40 pesos el kilo, frijoles 58 hasta 70 pesos el kilo, tortillas de más de 20 pesos el kilo, todo está muy caro y comenzó a partir de la subida del precio del gas, hace como 3 meses, empezó a incrementar todo, antes me alcanzaba para comprar más despensa, ahora casi ando comprando la mitad de lo que compraba antes” comenta Roció, una ama de casa, que buscaba comprar la despensa para la semana.

Para miles de familias mexicanas la inflación se refleja directamente en su nivel de poder adquisitivo, en su alimentación y sus actividades diarias, ya que se incrementan los precios en todos los productos y servicios y el salario sigue siendo el mismo.

“Cada día tengo menor capacidad, todo lo que compro es más caro, la tela subió, antes un metro de tela de gabardina me valía 60 pesos para fabricar mis chalecos, pantalones y uniformes, ahora vale 90, ha subido mucho y yo también he tenido que subir los precios de mis productos, y ahora me compran menos” menciona Jesús, comerciante y fabricante de uniformes industriales. 

Related posts