Select your Top Menu from wp menus
19 de julio de 2024 3:49 am
DE: Aborto

DE: Aborto

Compartir

Por Alejandro Villegas…


El máximo tribunal del país despenalizó el aborto voluntario a nivel nacional, pero previo a ello, el ciudadano presidente se mantuvo al margen con el argumento de que era un tema en el que tenían injerencia la Corte y las mujeres.
Por un momento se mantuvo sereno y respeto los límites morales de su investidura, como debe hacerlo en no pocos casos en los que gusta de opinar y con ello, influir en las decisiones que se toman, como en los casos que se ventilan en tribunales.
A todas luces resulta sano que se respeten las decisiones del máximo tribunal, ya que son inatacables, pero ese caso no debiera ser la excepción, sino una regla en la conducta del ciudadano presidente.
No se trata de optar por los casos que son redituables para su imagen y los que la pueden afectar, sino de la observancia de una línea conductual, en la que el ciudadano presidente respete el desenvolvimiento de los Poderes Legislativo y Judicial, así como de los organismos autónomos, como el Banco de México.
Evidentemente una amplia parte del sector femenino festejará la determinación de despenalizar el aborto, pero no deben echar las campanas al vuelo, ya que como todo, aunque se trate de una decisión personal, se deberán observar determinadas condiciones.
No debe verse como una suerte de libertinaje, sino como una libertad en la que deben respetarse las normas establecidas.
Bienvenida la despenalización del aborto, aunque el ciudadano presidente se haya mantenido al margen. Sin duda, en los próximas horas o días, ya encontrará la forma de externar su beneplácito.
Inundación
La lluvia atípica que inundó Tula, Hidalgo, pone de manifiesto de nueva cuenta la fuerza de la naturaleza.
Evidentemente como país, no estamos preparados para hacer frente de manera eficaz a una desgracia de esa magnitud. Ante la contundencia de los fenómenos naturales, no hay defensa.
Los decesos de pacientes con Covid, en el hospital de esa localidad, derivadas del corte en el suministro de electricidad, sacan a la luz la carencia de plantas generadoras de energía eléctrica, y la carencia de planes para hacer frente a ese tipo de contingencias.
La desgracia está ahí, las culpas se endosarán a la naturaleza, pero en el fondo habrá que esperar a que alguien cuestione de manera abierta, la forma en la que históricamente se dio paso a la urbanización de la región, que como se vio como consecuencia del desbordamiento de ríos, se inundó.

Related posts