Select your Top Menu from wp menus
DE: Salida

DE: Salida

Por Alejandro Villegas…

El ciudadano presidente faltó una vez a su palabra, al no informar de manera directa sobre el relevo en la dirección general del Metro, que debe entenderse como consecuencia del colapso de la Línea 12, tema del que se supone es vocero único.
La acción que trata de presentarse como una medida independiente, desde la lógica más elemental no puede separarse de las deficiencias y fallas del sistema de transporte colectivo más importante del país.
El manto protector que se brindó a su ahora ex titular, no deja operar con su relevo, antes bien su cambio debe entenderse como una extensión y consolidación del mismo.
Al buen entendedor, pocas palabras. Y por ello, desde ahora el pueblo bueno, la ciudadanía de a pie y en concreto los afectados pueden dar por descontado cualquier intento de imputar responsabilidad alguna a la ex directora del Metro.
Nada más claro que eso, ante un relevo que se separó de las múltiples fallas y el colapso de la Línea 12, en el plano discursivo.
No cabe duda que la administración de la CDMX en particular y la 4T en general, no están dispuestos a cargar con culpa alguna y tratan de evadir toda suerte de responsabilidad, a toda costa.
Marihuana
La aprobación del uso lúdico de la marihuana, por parte del máximo tribunal del país debe entender como una acción ligada a normas y reglamentos aplicables.
No se trata de la legalización general del cultivo de la cannabis, eso debe quedar claro y la autoridad debe encargarse de explicarlo con claridad. Para evitar una euforia generalizada y malas interpretaciones.
Sin duda no faltará quien se imagine que puede dedicarse abiertamente al sembradío en grandes extensiones de tierra, o vea en ello, el fin del cultivo y tráfico ilegal de la marihuana, una suerte de golpe maestro a los narcotraficantes.
Los ministros del máximo tribunal del país, marcaron la línea general a seguir, ahora toca explicarla a la sociedad con total transparencia y claridad, con palitos y manzanitas diría el clásico.
Lo que salta a la vista, en lo inmediato es la enorme carga de trabajo que la espera a la Cofepris. Y por supuesto, la espera del momento en que se otorgue el primer permiso.
Obvio los consumidores no podrán hacerlo de manera indiscriminada, ni en cualquier sitio. Vengan las reglas para los jugadores y la autoridad, por supuesto. Por supuesto, falta aún que se confeccionen y que entren en vigor, así que aún no está todo dicho.

Related posts