Select your Top Menu from wp menus
DE: Adoctrinamiento

DE: Adoctrinamiento

Por Alejandro Villegas…

Cual mesías, el ciudadano presidente insiste en adoctrinar al pueblo bueno, en particular y en general a la ciudadanía, en torno no sólo a su conducta sino a sus valores morales.
Parece que más que tener un mandatario, en Palacio Nacional, desde el púlpito presidencial a diario habla un pastor, que imparte la palabra y las enseñanzas del creador.
Sus recientes ataques y argumentos contra la clase media que le negó el voto, en la jornada electoral del 6 de junio, así como el adoctrinamiento de la futura clase media, recuerdan de inmediato su pretensión de hacer obligatoria no solo la lectura, sino la observancia de la cartilla moral de la 4T.
Su discurso contra los aspiracionistas, divide al país, y pone al pueblo bueno en contra de un sector de la sociedad que quiera o no reconocerlo, se convirtió en uno de los respaldos de su movimiento.
Evidentemente, el ciudadano presidente quisiera que nadie se opusiera a sus designios y todos acataran a pie juntillas sus señalamientos, pero no puede ser así, ni el mejor de los escenarios.
Lo que olvida o pretende dejar de lado es que, en México, al menos al momento prevalece la democracia, y que muestra de ello es que él, llegó a la presidencia de la República por voluntad popular.
Pero, así como da, el pueblo también quita. Y si no que revise la historia, esa que tanta gusta mencionar, para que constante que el suyo no es el primer caso de alternancia y como va, no será el último.
Por lo pronto caigamos en oración, mientras la feligresía morenista escucha con atención la voz de su pastor.
Michoacán
A cien días del fin de su gestión, Silvano Aureoles Conejo se lanzó fuerte en contra no sólo del ciudadano presidente, sino también de Morena y su candidato a la gubernatura de Michoacán.
Los señalamientos no son menores y con seguridad causarán el enojo tanto del ciudadano presidente, como de sus seguidores.
En consecuencia, habrá que poner atención en la suerte del futuro ex gobernador, para constatar si el ciudadano presidente en verdad es de piel gruesa, o a partir de su residencia en Palacio Nacional, su dermis se volvió delicada.
Tolerancia o toda la fuerza del estado contra los críticos, ese al parecer es el dilema.

Related posts